El voto inútil en las elecciones del 21-D

Durante toda la campaña hemos oído hablar del voto útil, muchos votantes habrán sacrificado sus convicciones en pro del voto útil pero, visto lo visto, al final lo que ha ganado es el voto inútil. La evidencia más palpable la tenemos en Ciutadans, que ha arrasado pero su triunfo no sirve para nada. Voto inútil.

En segundo lugar ha quedado JXC, el voto presidencialista cuyo objeto era restituir al President de la Generalitat pero Puigdemont está fugado -y lo sabes- con lo cual no podrá ocupar el cargo, si vuelve es para ir a prisión. Aplaudo a los ganadores del voto inútil por excelencia.

La tercera fuerza apoyaba a Oriol Junqueras, han de estar decepcionados ya que partían como favoritos para liderar el independentismo. Quienes padecían viéndole con cara de póker mientras Puigdemont hacía imaginativos retoques al full de ruta tendrán que tragar sapos siendo segundones de una suplente. Voto inútil, aunque el vicepresidente fuera excarcelado -que ya es decir- seguirá a la sombra de JXC.

El voto inútil en los furgones de cola

Iceta presumía de que nadie le tenía vetado, esperaba ser la novia más solicitada que lo mismo podía atemperar el independentismo que catalanizar la Constitución. Finalmente ha sido un voto inútil que, se sume donde se sume, no sirve ni para un frente de izquierdas ni de derechas ni siquiera como go-gó en la Pachá.

¿Y qué decir de En Comú Podem? La viva imagen de la decepción ya que, si no hubiera habido mayoría en ninguno de los dos bloques, esperaban ser la bisagra que decidiera el futuro de Cataluña. Su gozo en un pozo. Voto inútil por definición ex-aequo con el PP; a estas horas Albiol estará cagándose en el voto útil que, esta vez para variar, les ha convertido en inútiles.

Voto útil ha sido únicamente el de la CUP. Conscientes de ello, la mitad desertaron para no pasar por la vergüenza de que los anti-sistema fueran los únicos catalanes que han emitido un voto útil. ¿Pero útil para qué? En realidad no es decisivo para desequilibrar la balanza ya que, sin los votos de la CUP, el independentismo tiene 66 escaños en el Parlament, suficientes para imponerse a los 65 que reúnen las fuerzas constitucionalistas; pero sí que son fundamentales para mandar la DUI al baúl de los recuerdos ya que han obtenido representación en un Parlamento Autonómico del estado español.

Las elecciones las ha ganado España

Voto inútilSi fueran una República no hubieran podido presentarse a unas elecciones convocadas excepcionalmente por el Presidente del Gobierno siguiendo el artículo 155 de la Constitución Española. Si la declaración de independencia fue un pronunciamiento simbólico, ha quedado totalmente obsoleto al concurrir a unas Elecciones Autonómicas que les han dado voz y voto (y sueldo) en el Parlamento de una Comunidad Autónoma Española. Incluso los más radicales defensores de la vía unilateral han acatado la Constitución y sus votantes lo han refrendado en masa.

Decid adiós con la manita y repetid conmigo: Adéu República. Hola Autonomía. Ciutadans d’Europa, ja som aquí un altre cop.

Sí Europa, ya están 100% en España otra vez aunque con un discurso tan espúreo como siempre. Ya es tarde para impugnar el 155 porque, con las elecciones, Cataluña recupera el control del Parlament y el 155 prescribirá automáticamente en cuanto se forme un nuevo Govern. Ya no depende de nadie más que de ellos, actualmente lo que mantiene vigente el 155 es la torpeza independentista y su dificultad para tomar posesión del cargo estando Puigdemont huido de la justicia y con pocas ganas de pasar el testigo a sus socios de ERC.

Tomás Sainz
News Reporter
“Los resultados de las elecciones autonómicas de Cataluña del 21D hacen que la forma de ser catalán haya cambiado sustancialmente. Ya no hay solo una forma de expresar nuestra pertenecia a esta comunidad porque ya no hay un modelo de catalán tipo. Hay más"

Anímate y déjanos un comentario: