Melisa Rodriguez, diputada, ha hablado de: “el proyecto de ley para que los perros sean personas…” ¡Por fin!

(He cambiado el titular para que no dé lugar a malentendidos) No me gusta escribir tan a menudo, pero hay veces que me lo pide el cuerpo. Esta es una de ellas. Tampoco es que me obsesione el tema de los animales o los perros, dado que me gustan pero mi vida no gira en torno a ellos. Primero aclararé al lector que esto no es una crítica a un partido político y que no considero que comparta suficientes puntos con los partidos actuales como para considerarme partidario de alguno. Pero, a mi juicio, esto clama al cielo.

Voy a poner el enlace a la entrevista para que quede claro que me estoy refiriendo a la entrevista exclusivamente, no a ninguna noticia en particular:

Melisa Rodríguez: “Creo en las personas en general, sin etiquetas”

Parto de que esto es de una entrevista, y para mí las entrevistas mucho valor no tienen. Simplemente se cumple el principio de que “somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios”. Pero poca gente va a decir en una entrevista que es un “abogado de mierda” o una “periodista analfabeta” aun sabiendo que es verdad. Por eso, para mí las entrevistas cuentan con demasiada autocompasión y no me parecen demasiado fiables.

Dicho esto, vamos al lío. Una tal Melisa Rodríguez (de la que confieso que hoy he descubierto su existencia) ha dicho lo siguiente en una entrevista:

Por ello presentamos el proyecto de ley para que los perros sean personas. No se puede tener un ser vivo como si de un  bien material se tratase. Creo en las personas por igual, sin etiquetas.

A la pobre se le ha criticado mucho por la frase inmediatamente anterior en una conversación informal, y ella ha rectificado. Pero para mi, el problema no está ahí. Lo explico.

Con capacidad para la comunicación perruna

Bien. Melisa Rodríguez, que por lo visto es diputada por Ciudadanos, dijo lo anteriormente citado precedido de la frase:

Yo busco la igualdad de las personas reales: mujeres, hombres y seres.

Al entrelazar esta frase con las anteriormente expuestas, muchos la tildaron de no sé cuantas cosas por poner en la misma idea a varones, mujeres y perros. Le cayó la del pulpo, rectificó, y fin del asunto. ¿Fin del asunto? ¡Y una leche! Rectificó porque daba la impresión que en la idea que había expresado, podía haber parecido machista. Pero en ningún momento rectificó eso del proyecto de ley para que los perros sean personas.

¿Es eso verdad? ¿De verdad hay un proyecto de ley con esa finalidad? ¿Y de verdad que todo un partido lo apoya? ¿a NADIE le chirría? Porque yo, cuanto más lo leo, más me escuecen los ojos. Vamos a ver, personas reales. ¿Desde cuando un perro tiene personalidad? Y, en el caso de un hipotético mundo de los perros regido por un código perruno de directrices caninas, ¿quién eres tú para afirmar que un perro tiene personalidad? ¿acaso tienes una comprensión especial del mundo canino? ¿nos podrías hacer un traductor perro-castellano/castellano-perro? “Personalidad” implica una capacidad de relación en unos determinados términos. Por mucho que lo repitamos o que nos guste la idea, la relación entre un varón o una mujer con un animal no puede ser nunca en los mismos términos, porque siempre va a ser una comunicación sesgada. Por más que mire a mi perro a los ojos y sepa cuanto me adora, eso no es una relación entre dos personas.

Creo que las películas de Disney en las que un montón de animales tienen un código de la selva e interactúan entre sí están fenomenal, pero para entretener. Y bueno, no voy a abundar demasiado sobre el hecho de que sean los perros, pero vamos, ¿Acaso los gatos no son tan personales como los perros? (a mi juicio nada, pero en eso viven en igualdad).

¿Y los pájaros? ¡Que algunos hasta hablan!

¿Y las cucarachas? Esas no, que dan asco y por ese motivo deben ser imbéciles.

La ley no construye lo cierto

Por favor, seamos serios, y más a la hora de legislar. Por mucho que yo me empeñe en algo, e incluso aunque haga una ley sobre ello, lo que es es y lo que no es no es. Quizá sea yo que hilo muy fino y me parece una aberración llamar persona a un animal, pero creo que esto se sale de madre. Y que una diputada diga eso en una conversación en la que pretende dar la mejor imagen de sí misma… o bien que no lo ha pensado demasiado, o bien que no lo ha pensado demasiado. No voy a criticar la entrevista, porque cada uno es como es, o como dijo un amigo mío, cada uno es como puede. Pero esta frase me parece, más que desafortunada, una soberana tontería. Y no es que odie a esta persona ni nada similar, porque no la conozco, pero me parece que si en su vida ha dicho alguna tontería, esta debe estar en el top ten. Sinceramente espero que a los animales, si se les tiene que hacer leyes, se les haga llamándoles lo que son: animales. Creo que esta es la mejor manera de amar a los animales, porque se les quiere por lo que son. Respetar a un animal no significa hacerle lo que no es, simplemente se trata de hacer justicia a lo que son, tengan nombre o no lo tengan. Cuidar nuestro entorno es una obligación, pero en mi opinión (porque esto es un artículo de opinión, no una noticia) no por llamarles lo que no son van a estar mejor.

Acta est fabula
News Reporter
Ante la oportunidad de la decadencia se puede ser políticamente incorrecto. Y si necesita más galones, quizá no haya entendido nada. La Inquietud salvará al mundo, o nos extinguiremos por imbéciles.

Anímate y déjanos un comentario: