Lección definitiva de justicia básica, por Abu Marwan.

Un refugiado sirio, de 41 años, llamado Abu Marwan, no dudó en matar a su mujer, de 37 años, apuñalándole cinco veces en el cuello y después grabó un vídeo salpicado de sangre junto a su hijo que, lejos de mostrarse conmocionado y horripilado, aparece apoyando a su padre.

Alemania es uno de los referentes en políticas sociales enriquecedoras y multiculturales. Con una densidad de población asfixiante nada mejor que abrir el país a todo aquel que quiera colaborar en este proyecto de fusión y mestizaje que tantos buenos resultados está dando, sobre todo, a los ciudadanos de a pie que lo disfrutan en cada rincón, escuelas, transportes públicos, parques…gracias a su condición de civilizados y comprometidos defensores de los derechos de los más desfavorecidos que necesitan una segunda oportunidad lejos de sus países.

La prensa internacional, como la nuestra, pasará por alto este nuevo “caso aislado” que no representa a la comunidad inmigrante y bla, bla, bla.  Imaginen por un momento si el actor principal y su co-starring hubiesen sido alemanes autóctonos o españoles., se armaría la mundial durante meses con las charis clamando garrote, vivas nos queremos, si tocan a una tocan a todas, machete al machote, etc. Pero claro, como los sirios que “huyen” de la guerra son güenos y son parte de la política inmigrante forzosa de la infollable culo mantecoso Merkel (como bien acertara a decir Berlusconi) y de la UE,  las majísimas coñardas alemanas de subvención, pancarta y batuqueo que van de anticapitalistas, “casualmente” no hacen otra cosa que reforzar esa política suicida exigiendo fronteras abiertas porque “ninguna persona/inmigrante es ilegal”, obviando, eso sí, sus bárbaras consecuencias.

En el vídeo, el hombre intenta justificar el asesinato, asegurando que lo hizo para mandar un mensaje a las mujeres que irritan a sus maridos: “Así acabaréis si enfadáis a vuestro marido”. Ya saben ustedes que para determinada cultura y religión, las mujeres no llegan a la altura de los hongos de la suela de los zapatos, son seres sucios e inferiores cuya vida depende de los humores del pater familias que es quien decide el tipo de ajusticiamiento según sea la herramienta que más a mano tenga, tienen ciertas preferencias por el “machete attacker”, pero un simple cuchillo también puede valer, ciertamente es menos efectivo porque requiere de varios usos para llegar al mismo fin y el lugar donde se perpetre queda hecho un asco, pero bueno, lo importante, es dejar claro el mensaje a todas las mujeres; no enfadéis a vuestro marido !cojones!

Me gustaría saber cual fue el horrible pecado de la difunta, posiblemente ella cometiera la osadía de salir de casa para hacer la compra con los labios pintados y los tobillos visibles además de entablar conversación con el reponedor del súper o quizá cometió el imperdonable error de servir a su marido la sopa tibia tirando a fría o vete tú a saber.

El caso es que, la “religión de paz”, con la que sintonizan los grupos femen y LGTB en su afán por pintárnosla liberadora e incluso feminista (escuchen a Linda Sarsour en Youtube, por ejemplo, que se pasea dando conferencias y entrevistas por los mejores platós en EE.UU, afirmando las innumerables bondades de la sharia y la jihad) nos debe hacer reflexionar sobre si estamos equivocados con respecto a ella. Es muy posible que todavía no hayamos salido de la caverna y que nuestra “ultracatolicidad” con sus valores anejos ya no estén en correspondencia con los tiempos modernos y debamos entonar el mea culpa y abrir nuestros corazones e incluso convertirnos. Todavía estamos a tiempo.

Nada más lejos de mi ánimo asimilar este horripilante caso a la religión flowerpower de chilaba y espada que tiene a bien limpiar el mundo de infieles, es posible que me haya dado el ramalazo fascista que llevo dentro, producto del adoctrinamiento y la construcción social heteropatriarcal española que recibí durante el oscurantismo democrático español, aquel período donde todavía había crucifijos en las aulas y todos nos levantábamos cuando entraba el profesor -o profesora- y donde nos creímos que lo que nos enseñaban eran valores perennes y superiores. Les presupongo a ustedes inteligentes y muy por encima de simples reduccionismos para que no cejen en su cotidiana labor de seguir apoyando la integración de estos señores que, aparte de pagarnos nuestras pensiones futuras están contribuyendo de manera innegable a construir una sociedad más justa, segura e igualitaria.

Aquí les dejo el enlace con el sugestivo vídeo de los hechos post mortem esperando que comprendan las poderosas razones culturales que Abu Marwan expone; https://somatemps.me/2018/03/06/video-brutal-sirio-inmigrante-mata-en-directo-a-su-mujer-y-advierte-asi-terminareis-si-enfadais-a-vuestro-marido/

 

 

Miguel Martín
News Reporter

Anímate y déjanos un comentario: