Feminismo CCOO. Promoviendo la destrucción de las familias desde las escuelas.

Una de las grandes metas de la actual ponerología política es destruir de raíz “las estructuras sociales patriarcales que nos atraviesan a todas, a todos , a todes” para lo cual es necesario trepanar el cerebro de los niños desde bien abajo, con la colaboración del Estado y los partidos políticos que dicen representarnos en el circo parlamentario. Manejando la educación de nuestros hijos como un cubo de Rubik hasta alinearla en la posición deseada por estos elementos sin conciencia ni escrúpulos al servicio de la dictadura universal en la que trabajan desde hace décadas.

La confusión monumental inducida en el pensamiento e identidad de los más débiles e indefensos, paso previo para la aceptación y afianzamiento de roles antinatura, tiene como objetivo destruir la familia por ser esta “una construcción social heteropatriarcal que oprime a la mujer y la relega a un plano marginal y secundario de esclavismo hogareño”, embarazo, parto, crianza y educación es una cadena que ata a nuestras parejas, las cosifica y las condena a la pasividad y degradación mientras nosotros ascendemos en nuestras carreras y triunfamos en la vida. Esta es la mágica distopía que cuecen y condimentan apuntalada con la promoción de una cultura de masas primitiva y el uso de brutales técnicas de manipulación deshechando cualquier sistema de valores que se oponga a la misma.

El Estado va tomando las riendas de todos los espacios de educación de los menores dejando a los padres a un lado en decisiones fundamentales que afectan gravemente al presente y futuro de nuestros hijos y familia. Nadie puede oponerse a los oscuros planes educativos acorazados por leyes aberrantes que nos prosentan como progreso social.

Comisiones Obreras, engendro y mamporrero de la escoria patocrática de la cual vive y mama, difunde un “breve decálogo de ideas para una escuela feminista” mostrando así la obediencia debida; http://www.te-feccoo.es/2018/02/15/breve-decalogo-de-ideas-para-una-escuela-feminista/#comment-917. Es mucho más cómodo para un sindicato podrido y purulento encauzar rabias y reivindicaciones laborales de los trabajadores hacia un camino sin salida para estos, la lucha de clases deja paso a la lucha entre sexos, la genderización de los niños en las escuelas y la destrucción del “arcaico” modelo de la estructura familiar.

CCOO en su decálogo -cuya autoría es de dos psicópatas y chifladas de atar, Yera Moreno, artista y educadora y Melani Penna, profesora de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid- recomienda al profesorado seguir una serie de pautas; “te animamos a que te centres en los propios prejuicios sexistas que te atraviesan, échalos fuera y empieza a pensar de otra manera. No separar los baños entre hombres y mujeres. Los baños pueden ser espacios comunes si se nos enseña a que lo sean. Incluyamos otras formas de entender el cuerpo y de vivirlo. No des la heterosexualidad por supuesta, plantéate que el mundo es enormemente diverso, y una escuela también”. Porque “la escuela es una institución atravesada por el sexismo, al igual que por el racismo, el clasismo, y un largo etcétera plagado de “ismos”. Creemos en el potencial revolucionario de la escuela, en su poder de transformación y subversión. En unas pedagogías radicales, feministas, queer, que vuelvan la escuela un lugar extraño, alejado de la normalidad en la que está inmersa. Emplear en el centro por el conjunto del profesorado un lenguaje no machista, usando el femenino para hablar o el género neutro con la “e”, por ejemplo, “todes”.

No debe quedar en pie ningún cimiento de la actual civilización, hay que arrasarlo todo para volver a construirlo con el fango de la ideológía feminista; “feminizar la historia del arte y la cultura. Cambiar el currículum en Ciencias, habla de ellas, de sus investigaciones y aportaciones a la física, la matemática, la medicina, la astronomía. Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginos entre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado. Ejemplos de libros y/o autores machistas a eliminar de los temarios: Pablo Neruda (Veinte poemas de amor y una canción desesperada), Arturo Pérez Reverte y Javier Marías (cualquiera de sus libros). Habla de la faceta misógina de ciertos autores legitimados como hegemónicos. Tener asignaturas específicas de educación sexual, así como de equidad de género en todos los cursos de todas las etapas. Estas asignaturas específicas contemplarán, además, la formación obligatoria del profesorado en estas materias. Porque los prejuicios y los estereotipos también nos atraviesan en tanto que docentes. Porque somos parte fundamental en la perpetuación y legitimación de un sistema patriarcal y heterosexista”.

Lógicamente toda esta bazofia requiere prohibiciones;  “prohibir el fútbol en los patios de recreo. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile? Eliminar los códigos de vestimenta. Enseñar, mediante talleres y en las clases, tanto al profesorado como al alumnado, a respetar a las personas, independientemente de cómo vayan vestidas. Eliminar la asignatura de Religión católica -contra el islam en las escuelas ni pío-. Cambiar el currículum de Historia, que ha de contar la historia de las mujeres y los colectivos minorizados. Emplear música feminista en los centros de enseñanza. Cambiar los nombres de los centros educativos. Eliminar todos aquellos nombres de centros que sean católicos o hagan referencias a militares, políticos o juristas y sustituirlos por nombres de mujeres representativas del movimiento feminista o por nombres de elementos de la naturaleza. Haz tu propia biblioteca feminista en tu centro. Lee el libro Una habitación Propia, de Virginia Woolf, y lo entenderás. Compra libros escritos y protagonizados por mujeres. Establecer a través del claustro que en el plazo de tres cursos académicos tiene que haber una cantidad similar de libros escritos y protagonizados por mujeres que de protagonizados por hombres en la biblioteca del centro”. Así está el patio.

“Este es un decálogo abierto, envíanos tus propuestas y las añadiremos. Imaginemos juntas la escuela feminista que queremos”. Pues ya saben, envíen sus propuestas a estas revolucionarias para que, entre todos, todas y todes, podamos mejorar su grandísima aportación a la Humanidad.

 

 

 

Miguel Martín
News Reporter

Anímate y déjanos un comentario: