Este martes se celebró la Toma de Granada, un hecho “genocida”.

Miles de fascistas, según los babiecos bolchevizantes adictos al vino de cartón, cometieron nuevamente un acto de barbarie con la celebración de la Toma de Granada, fecha en la “que se produjo un genocidio con la expulsión y matanza de los musulmanes que vivían en Granada”.   Aquellos que andan complotando la destrucción del país, bajo los nuevos parámetros anarcoliberales de organizaciones subvencionadas desde la propia UE y otros entes disolventes, agitan cada día los pompones de su verboso maniqueísmo intentando someternos a los poderes anticristianos y antiespañoles.

La victoria cristiana en la que los “ los Reyes Católicos consiguieron completar la Reconquista de la Península Ibérica y expulsar a los musulmanes de España” fue un acto de supervivencia del país que se cobró la vida de muchos de los nuestros y también de los invasores. No fué un intercambio de rosas y geranios, fue la guerra, y como tal, hubo vencedores y vencidos. Una pena para todos los filoislamistas y nostálgicos de la chilaba de la izquierda amplidifusa que, sin duda, estarían más cómodos entre la barbarie y las degollinas medievales contemplando minaretes.

Y entre la abrasiva captación de voluntades de los que piensan que la cultura muerde y que hay que embozarla a como dea lugar, emergió algo de cordura atrevida y necesaria; VOX denunciando “el intento de boicot por parte de algunos independentistas andaluces: “Los amigos de las libertades, con sus banderas independentistas, tratando de boicotear el acto de conmemoración de la Toma de Granada”. El sucio independentismo oportunista, para variar,  crece como una gangrena infectando lo que un día fue un cuerpo sano, experto en desnortar el saber y el pensar de sus filas, olfatea agazapado en busca de buena carroña donde incar el diente, como las hienas. Se veía de venir.

En su frenético e imperturbable plan de asimilación revertida (los nativos somos quienes tenemos que asimilarnos al invasor) irrumpieron colectivos anejos que no han dudado en pedir que no se celebre la Toma de Granada:  “Basta de celebrar genocidios. Vamos a plantar cara al fascismo y al racismo”. !Chúpate ésa, Regúlez!

Tambien PODEMOS se despachó a gusto; “la toma de Granada fue un genocidio contra los andaluces. Debería ilegalizarse esas celebraciones fascistas y ofrecer disculpas”. !Un genocidio contra los andaluces! Genocidio, idiotas, es, por ejemplo, el asesinato de más de 30.000 cristianos a manos de vuestros queridos cortacabezas en Raqqa, Siria,  o que cada día unas 200 francesas sean violadas y 198.000 hayan sufrido un intento de violación (datos del 2013 y subiendo) a manos de “los mejores y más valientes” -como dijo Carmena en referencia a toda la salvajina que cruza nuestras fronteras y que por vuestros huevos colganderos tenemos que aceptar sin piar-.

Es la dictatorial y patocrática ingeniería etnosociológica que impone y establece dos racismos diferenciados, uno prioritario, promovido por esta chusma delincuente e institucionalizada, y otro secundario cuando los sufrientes somos nosotros, racismo que no es relevante y que hay que amordazar y denunciar como islamófobo y fascista.  !Hipócritas miserables! Sóis vosotros los mayores racistas antiblancos y traidores, capaces de convertir manifestaciones contra el terrorismo en apologéticas campañas pro-islamistas, como ocurrió el pasado verano en Barcelona, donde aprovechasteis también para olvidar a las víctimas en favor de coreografías independentistas.

Echamos a los invasores de nuestro país y estamos muy orgullosos de aquellos que dieron su vida por conservar nuestras raíces, reconquistando nuestro propio territorio, verdaderos héroes cuyo “delito” fue no dejarse decapitar y no arrodillarse ante una cultura extraña, negra y cavernaria que, todavía hoy, cuelga a homosexuales, lapida, latiguea y corta cabezas en plena vía pública. !Viva la Toma de Granada!

http://casoaislado.com/la-izquierda-espanola-insulta-la-historia-espana-llama-genocidio-la-toma-granada/

 

 

 

Miguel Martín
News Reporter

Anímate y déjanos un comentario: