Cataluña es España (II). CUP, OSAN, Soros, Solana, Fraga y otros lacayos.

Para comprender mejor las “verdades” caminantes y emotivistas del movimiento nacionalista catalán, conviene saber quiénes son algunos de los personajes que ejercen de comadronas y anestesistas generales y que llevan todas las trazas de convertir en realidad el absurdo del sentimiento “nacional” catalán ante la permisividad de nuestro desgobierno y las instituciones europeas, cuando no, la colaboración directa.

Uno de los arietes de este proceso es la CUP (Candidatura de Unidad Popular), consagrada a operaciones de desintegración política, geográfica y cultural como organización alterglobalista que proclama un mundo sin fronteras -“otro mundo es posible” en “la Europa de los pueblos”- a través de un “capitalismo inclusivo” -fue Lynn Forester de Rothschild, casada con Evelyn Robert de Rothschild, la que lanzó en 2014 la Coalición por el Capitalismo Inclusivo, con adhesión vaticanista, Lynn fue aliada y mecenas en las campañas de Hillary Clinton- también Pablo Iglesias ha dado conferencias en Sudamérica sobre este tema que no es más que poner un apellido agradable al mismo sistema económico de siempre para embaucar a las masas con la falsa esperanza de que alcanzando esta inclusividad las masas podrán gobernar sus destinos participando directamente en las decisiones políticas y económicas gracias a este capitalismo “más humano”.

Otro de los bloques que plantea la táctica del conflicto permanente es la OSAN (Organización Socialista de Liberación Nacional) que llama a “la desobediencia y a la reubicación de la centralidad de la lucha en la calle, y no en las instituciones” y que tiene como objetivo prioritario la independencia de los “Países catalanes” como “derecho innegociable” -lo que no puede negociarse debe imponerse por la fuerza por una de las partes enfrentadas-; “sólo un proyecto que se plantee la superación del capitalismo, la reapropiación de derechos y la recuperación de soberanías tiene la capacidad de aportar un futuro de esperanza a las mujeres trabajadoras, a las clases populares y al mismo planeta”.https://borrokagaraia.wordpress.com/2018/02/26/llamada-a-la-desobediencia-y-a-recolocar-el-epicentro-de-la-lucha-en-la-calle/
Como todo movimiento mundialista procuran imponerse como poder hegemónico a través de un giro radical antropológico estableciendo nuevos paradigmas conductuales que implican el transhumanismo, la ideología de género, la multiculturalidad y la reconfiguración de territorios y fronteras para el dominio supremo de la élite mundialista.
El socialismo de OSAN sólo es una fachada para la clase obrera para que ésta sirva a sus intereses en las calles -y en las urnas- mientras la borregada cree estar luchando por intereses puramente proletarios; “cuando nos organizamos y desobedecemos, avanzamos”, “la única alternativa pasa por construir un proyecto popular. Hay que construir un movimiento popular de ruptura a partir de los espacios organizados, capaz de enfrentarse al Estado. Esto sólo lo pueden hacer las clases populares”, “debemos caminar hacia la expropiación y el control popular de los medios de producción. Todas las personas tenemos derecho a existir y una vida digna”, como si los catalanes y catalanistas no tuviesen una vida digna ni derecho a existir dentro de España.

Pero dejemos que sean los propios socialistas-comunistas los que desmonten sus mentiras interesadas:
Lenin; “nosotros estamos indudablemente por el centralismo democrático. Somos contrarios a la federación que debilita los vínculos económicos y es una forma inservible para lo que es un sólo Estado”.
Rosa Luxemburgo; “el comunismo es enemigo del federalismo y del particularismo porque cuestionan la unidad de la lucha de clases”
Marx-Engels, Manifiesto Comunista; “las segregaciones y contradicciones nacionales de los pueblos desparecen cada vez más con el propio desarrollo de la burguesía, con la libertad de comercio, con el mercado mundial, la uniformidad de la producción industrial y las condiciones de vida correspondientes a ellos”.
Por eso los nacionalismos separatistas son contrarios a ese socialismo que dicen defender, demostrando que sólo es marketing propagandístico para empujar a la clase trabajadora a que haga el trabajo sucio en favor de los intereses de la burguesía independentista, enfrentando a la población, en especial a los trabajadores independentistas con el resto, dentro y fuera de Cataluña.
Tanto es así que la siembra del enfrentamiento entre trabajadores independentistas es paralela al enfrentamiento de estos contra el resto gracias a la agenda global feminista que cimenta su ideario programático; “la crisis sistémica del capitalismo patriarcal…ha venido para quedarse y afecta, en mayor medida a las mujeres trabajadoras: rendija salarial, precarización, privatización, violencias, control migratorio, racismo…” (es curioso que ya no hablen de “brecha” salarial -inexistente, una mujer en un mismo trabajo, jornada y contrato gana exactamente igual que un hombre- sino de “rendija”). “Para construir unos Países Catalanes donde valga la pena vivir, nos animamos a organizar y construir unas jornadas feministas de toda la nación. El feminismo de clase debe ser central, fundamental…las mujeres trabajadoras no somos un colectivo, una parte, somos el pueblo y somos la mayoría. Hacemos una apuesta por feminizarnos , para luchar internamente contra las conductas patriarcales que se dan no sólo dentro de la organización sino en el seno de los movimientos y, sobre todo, en la sociedad. Feminizar la organización no es un eslogan: las mujeres tenemos que dar pasos adelante y los hombres, atrás”.
Aquí pueden comprobar la gran trampa que tienden a sus propios seguidores estos “socialistas” que cizañan a mujeres contra hombres a través del feminismo sembrando la división entre sus propios correligionarios para ejercer un mayor control sobre los mismos.

El ideario nacionalista está muy lejos de ser una mera chaladura mesiánica, corresponde a un guión perfectamente elaborado de los poderes globalistas para la imposición del Nuevo Orden Mundial, orden cuyo pilar básico fundamental es la destrucción de las soberanías nacionales. Como ya declaró hace años Javier Solana, “Europa puede y debe ser una especie de laboratorio de lo que pudiera ser un sistema de gobierno mundial…un mundo multipolar sin instrumentos de gobierno mundial es algo muy arriesgado”, “los problemas en los que vivimos tienen un componente muy importante global, por lo tanto, si se quieren resolver, no se van a poder resolver desde lo local o desde el viejo Estado-nación”. Hasta Manuel Fraga estuvo en la misma línea como demostró con su libro titulado “Nuevo Orden Mundial”, Ed. Planeta, 1996. También en este sentido se expresó el Papa Francisco, eso sí, con la excusa de poder salvar a la Humanidad del cambio climático.

Si hay un personaje indispensable en todo este asunto ése es el arquitecto del globalismo, el húngaro -nacionalizado estadounidense- George Soros (nombre original György Schwartz, 1930) presentado por los grandes medios como filántropo y por sus críticos como testaferrro de Rothschild y gran especulador financiero, además de visceral rusófobo, empeñado en impedir el proyecto euroasiático y cualquier tipo de unión Europa-Rusia. Su Open Society -cuya especialidad es la ingeniería geopolítica y social, se centra principalmente en el control de la opinión pública europea- ya ha abierto una oficina central en Barcelona con Jordi Vaquer al frente. Soros financia a las Juventudes Europeas Federalistas (YEF) y el Movimiento Federalista Mundial (WFM), además de dar soporte financiero al movimiento “Antifascistas”, una de sus principales criaturas, vanguardia de lucha callejera al servicio del globalismo hacia una “gobernanza mundial sin Estado”, siempre dispuestos a movilizarse cuando al magnate y a sus aliados les conviene. Soros tiene vínculos directos con el entramadao mediático; eldiario.es, MEDIAPRO (Roures-La Sexta, etc) -encargada de difundir el vídeo del 1 de octubre difundido en TV3-, Público.es…a través de la PDLI (Plataforma en Defensa de la Libertad de Información) favoreciendo contínuamente el enconamiento del conflicto catalán.

Nombrar a Rothschild no debe producir ninguna disonancia cognitiva en el lector, ya Manuel Guerra declaró que “ETA no nació en un seminario, nació en el castillo de Rothschild a 50 kilómetros de París y ahí les entrenaron, les enseñaron a hacer artefactos explosivos…”-minuto 4:00; https://www.youtube.com/watch?v=YpMfblj0ya8. Los ataques contra España, contra su soberanía trascienden nuestras fronteras pero es dentro de ellas donde encuentran apoyos del propio gobierno central y de todos los partidos de la oposición. Con tales mecenas y con semejantes lacayos es de preveer que los procesos separatistas continúen creciendo ante la voluntariedad manifiesta de aquellos que tienen el deber y la fuerza para evitarlos pero que prefieren seguir traicionando a los españoles a cambio de medrar políticamente y enriquecerse.

Miguel Martín
News Reporter

Anímate y déjanos un comentario: