Carta abierta a Dan Brown

Querido Dan (permíteme que te tutee),

lo has vuelto a hacer. Otra exitosa novela que te has sacado de la manga. La verdad que desde el “Código da Vinci” no paras. De hecho, desde que empezaste a escribir, en la Iglesia se ha cambiado el popular dicho para decir: “Con Dan Brown hemos topado”. Cualquiera diría que has ido a más misas que muchos curas, la verdad, o que has trabajado en el Vaticano siendo miembro de la Curia.

Sin embargo, no todo van a ser elogios, Dan. Con “Origen” sigues en tu línea, pero se me ha ocurrido hacer algunas críticas para prevenir al futuro lector, que quizá ayuden a leer con fruto este libro.

“Origen” es una novela

Este es nuestro punto de partida. Si no estamos dispuestos a aceptar esto, nuestra conversación ha terminado. Como sucedió con novelas anteriores, los datos que das en esta novela son, en muchos casos, novelísticos. Por favor, que nadie lo llame novela histórica. Hemos de distinguir entre “verosímil” y “verdad”. Dan, tú eres el auténtico maestro de la verosimilitud, pero espero que no te creas que todo lo que dices es verdad. Si en esto estamos de acuerdo, el resto de esta entrada se relativiza. Aunque lo cierto es que yo voy a hablar más de intenciones que de lo que dice tu novela en sí. Eso sí, a mi teniendo esto en cuenta me encantan tus libros. Tienes arte para entrelazar historias, argumentos, líneas… eres un pintor de los libros… ¿Qué digo? ¡Eres un novelista!

Haber estudiado… teología

A ver Dan, que yo no digo que seas tonto. Lo cierto es que hilas muy bien. Pero lo cierto es que, para ti, la Iglesia es como Voldemort en Harry Potter, que tiene que salir como maligna aunque sea al final de la película. Que no te digo yo que la Iglesia no haya cometido errores, pero yo creo que ya está bien de tanta guerra. Y vale, que sí, que la Iglesia por aquí, la Iglesia por allá… pero ¿no crees que podrías trabajarte más la documentación histórica? No te bases tanto en estereotipos, Dan. En tu libro afirmas que la Iglesia es y ha sido siempre la NO-CIENCIA.

Amigo mío, siendo un poco justos la Iglesia en algo también habrá favorecido el desarrollo científico, ¿no? Que Galileo, ese que murió en una cama y no entre llamas, después de su condena fue trasladado a como huésped al palacio del arzobispo de Siena y seguía teniendo amigos obispos y religiosos… Que un tal Mendel fue el que investigó y descubrió las leyes de la genética… Que un curilla llamado Lemaître de apellido fue el que propuso la teoría del Big Bang… Vale que la Iglesia contemporánea de Galileo viera lagunillas en su propuesta con un único argumento a favor del heliocentrismo y sus problemillas con las mareas, pero tampoco es como para decir que la Iglesia ha sido enemiga de la ciencia toda la vida. Y bueno, eso de que una prueba científica pueda destruir la fe… o no entiendes nada del ámbito de la ciencia, o no entiendes nada del ámbito de la fe…

En el ámbito de la fe, te puedo decir que peor pintaba con la filosofía y mira… ni el platonismo ni el aristotelismo disolvieron la fe católica; es más, entre San Agustín y Santo Tomás de Aquino alguna respuesta dieron. Actualmente igual hay quien piensa que no tanto, pero quizá convendría que leyera más filosofía como tal y menos novela. La Revelación, si no la convierten en fundamentalismo, está en disposición de dar respuestas, porque la pregunta a la que responde es distinta a la de la ciencia. La ciencia habla del “cómo”; la Revelación del “porqué”. Vamos, que no me huelo yo una respuesta de la ciencia que fuera a sofocar a nivel mundial la fe de los creyentes. Ahora tu piensa lo que quieras, como haces en tu libro…

Historia de España para dummies

Pero bueno, no te voy a culpar. Lo cierto es que lo de meter a la Iglesia en tus líos conspiratorios es marca de la casa, y si así vendes libros y la difamación no te genera ningún tipo de problema, estupendo. Yo con que la gente no se crea a pies juntillas lo que dices, me conformo; con que alguien entre en internet y vea más de una página para cotejar lo que dices, tengo suficiente. Ahora, la visión que tienes de la vida y la cultura española son las propias de un estadounidense que ha pasado unos añitos en España. Te ha faltado decir que nos pasamos el día viendo toros, haciendo la siesta y comiendo paella.

Vale que Francisco Franco es una figura controvertida (tanto que, ahora mismo por nombrarlo, me he transformado en franquista), pero resumir quién fue, lo que supuso una guerra que no hemos vivido, una transición, una España católica en la sombra… en dos párrafos, es de traca. Me gustaría ver a los católicos de España analizando eso de que “España es un país católico”. Y la novela no es de los años 90, es de 2017. El inglés que lea tu libro se va a llevar una imagen de España que “tela marinera”. Lo único que me sabe mal es que, a pesar de ser una novela, con tus palabras generas una especie de imágenes mentales que no dejan títere con cabeza.

Pero bueno, seguramente esté hablando de más, porque solo es una novela y solo busca entretener, ¿verdad Dan? A mi me ha entretenido mucho, pero confieso que me alegra tener algo de cultura, porque lo mismo me creo todo lo que dices y acabo odiando todo lo que me rodea. Que no te sepa mal, Dan, pero me veía en la necesidad de decirlo. Pero que vamos, que sólo es una opinión más o menos fundada, no te lo tomes a mal.

 

 

Acta est fabula
News Reporter
Ante la oportunidad de la decadencia se puede ser políticamente incorrecto. Y si necesita más galones, quizá no haya entendido nada. La Inquietud salvará al mundo, o nos extinguiremos por imbéciles.

Anímate y déjanos un comentario: