Justin Trudeau planteó reintegrar a combatientes del Estado Islámico en Canadá.

El psicópata y feminista Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, presentó un plan el mes pasado para reintegrar a los cortacabezas terroristas del EI en la sociedad canadiense. Según sus propias estadísticas oficiales, más de 60 de los 180 terroristas canadienses que fueron a Siria ya han regresado a Canadá, y qué mejor que darles unas charlitas de bienvenida y unos cursillitos de reintegración multicultural. A pesar de todo, asesinar a civiles indefensos, niños, mujeres y ancianos, no es motivo suficiente para discriminarles o encarcelarlos. Ellos también tienen sus derechos y Justin pelea para que los canadienses abandonen su dogmatismo liberticida e islamófobo.

El inquilino patócrata del 24 de Sussex Drive tiene en su gabinete a una refugiada afgana como Ministra de Instituciones Demócráticas, a un sij hindú como Ministro de Defensa (el año pasado Canadá aprobó el mayor acuerdo de venta de armas de su historia, valorado en 15.000 millones de dólares, su cliente, Arabia Saudí, por sus hechos los conoceréis), a otro refuyi como Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, el somalí Admed Hussem, y a otras 14 mujeres para alcanzar la paridad de género en su equipo florido, más bonito que el arco iris. El líder del Partido Liberal fué, además, el primer político en activo que desfiló en la marcha del orgullo Gay de Toronto junto a otros miembros -y miembras- de su gobierno. Por si fuera poco, ha permitido la entrada a su país de más de 30.000 refugiados sirios por lo que, la cantidad de terroristas que pasean hoy por Canadá, debe ser bastante aterradora y, me temo que, pronto tendrá que ampliar su plan de integración de asesinos. Es muy probable que Carmena, Colau y sus anejos, hayan mojado las bragas y los calzones con tamaña estrategia liberaloide, y quieran aquí pasar al carbón la justinada. Tiempo al tiempo.

Esta salvajada también se ha experimentado en algún otro lugar. Hace unos días los informativos telediarios pusieron el ejemplo, creo que de Irak, no recuerdo bien, donde pudimos ver a un oficial del ejército del país en un aula llena de disciplinados alumnos con cara de yo no fuí, dispuestos a volver a la normalidad después de haber cometido los crímenes más dantescos en nombre de su califato medieval. No alcanzaron su objetivo tras la derrota siria y ¿ahora qué hacemos con ellos? !Pues abrirles las puertas de casa! Nada de cárcel ni de investigar sus fechorías ni recabar pruebas, no, el castigo como contención del delito ya no funciona en las mentes más perversas, el plan es regar el mundo con ejércitos de mercenarios recauchutados dispuestos a rebanarnos el cuello a la mínima oportunidad, facilitando los objetivos maquiavélicos del Nuevo Orden Mundial en Europa, Norteamérica y en aquellos países susceptibles de rebelarse contra la ponerología política imperante. ¿Y qué mensaje les mandamos a los barbudos? Que aún habiendo cometido las peores tropelías, si sobreviven, tendrán la gracia y el perdón y, además, la posibilidad de volver a formar parte de la civilización, como si nada. Uno se rinde, levanta las manos y el pañuelo y se deja querer. (Eso sí, nada de luengas barbochas, todos bien afeitaditos a la occidental, para no dar el cante). Su experiencia militar valdrá de mucho cuando reciban nuevas órdenes.

-También Francia abrió el debate sobre la reintegración de ex-combatientes del ISIS, “de acuerdo con el psicoanalista Patrick Amoyel, 13.000 personas han sido señaladas como radicalizadas (eufemismo para no hablar de potenciales terroristas) en el territorio francés”. En el Senado se presentó un informe preliminar sobre la reinserción de “cientos de jóvenes que abrazaron la causa del terrorismo yijadista”. Ésta es la respuesta institucional contra el terrorismo en Francia, casi idéntica a la nuestra, reintegración y tolerantismo suicida, a la espera de la siguiente masacre en cualquier esquina-.

Y como el rebuznómetro marca bien alto y siempre está batiendo récords, ya me tintinean los oídos con las infaltables neblinas dialécticas de los policías de debate público, aporreando los teclados con sus guionados neologismos y chupándose los dedos abriendo brecha en éste nuevo horizonte postmoderno y cool de la reintegración de terroristas para mayor fusión cristianosulmana, mientras los canadianos se rodean de charcuteros de masas en el vecindario, votan y aplauden a sus jefes de filas y actúan como reses camino del matadero. Y aquí, no será distinto cuando llegue el momento, visto el panorama.

Para los que quieran indagar más; https://youtu.be/sMoLUhkHyJc, http://linkis.com/thenationalsun.com/SKs5r,https://globalnews.ca/news/3871229/canada-concerned-returning-isis-fighters-justin-trudeau/

 

 

 

 

 

Miguel Martín
News Reporter

Anímate y déjanos un comentario: